El equipo de Root&Fish: «La agricultura gallega necesita adaptar nuevas tecnologías y prácticas»

El equipo de Root&Fish: «La agricultura gallega necesita adaptar nuevas tecnologías y prácticas»

Cristina Balagones Domínguez, Silvia Calaza Mosquera y Gregorio Rivadeneira Torres forman un equipo de jóvenes emprendedores que vieron en la sostenibilidad una salida para revitalizar la agricultura gallega. Juntos crearon el proyecto Root& Fish, ganador del 4º certamen de nuestro concurso de proyectos empresariales. Son un claro ejemplo sobre como la perseverancia y las ganas de aprender dan sus frutos. Hablamos con ellos sobre su experiencia como concursantes y la acuaponía, una técnica poco conocida y al alcance de todos.

Sois los ganadores del último certamen del concurso de proyectos empresariales A Semente con el proyecto Root& Fish. ¿Cómo resumiríais la experiencia?

Nuestra experiencia fue un caso especial, pues esa era la segunda vez que nos presentábamos al concurso. El año anterior lo habíamos intentado, pero fuimos conscientes de que nuestra propuesta no estuvo al nivel de las otras candidaturas, por lo que tomamos buena nota de nuestras carencias y nos presentamos de nuevo. Sabíamos que iba a ser difícil, puesto que el jurado ya nos había escuchado, conocía el proyecto y al equipo, por lo que teníamos que defenderlo de una manera novedosa y con más fuerza; así que nos presentamos los tres integrantes del equipo Root& Fish, montamos in situ nuestro producto y expusimos nuestro proyecto con toda la pasión porque no iba a haber una tercera oportunidad! El resultado fue toda una sorpresa para nosotros, porque competíamos con proyectos muy interesantes, y estamos muy agradecidos a todas las personas que apoyaron nuestra candidatura.

¿Qué consejos le daríais a una persona que ha pensado presentarse al concurso?

No nos sentimos quien para dar consejos, pero podemos asegurar que a nosotros los funcionó la tenacidad y las ganas de comunicar que Root& Fish es un proyecto por lo que vale la pena apostar. Presentar tu trabajo a un concurso y conseguir que el jurado vote por tu propuesta no es nada fácil. Si no se gana, hay que tener presente que no significa que no sea bueno, quiere decir que es necesario analizar los puntos a mejorar (comunicación, contenido del discurso, capacidad de respuesta a las preguntas…) y trabajar sobre eso para conseguir un mejor producto.

La agricultura en Galicia está caracterizada por el minifundismo poco tecnificado. ¿Creéis que esta sigue siendo la realidad del rural gallego o hay indicios de cambio?

Consideramos que aún hay mucho camino por andar pero definitivamente se ven muchos cambios. Quizás en unos ámbitos más que en otros, por ejemplo la viticultura gallega está mucho más avanzada que otros casos. Nosotros creemos firmemente que el problema está en que el coste de la tecnología es difícilmente asumible para empresas de pequeña escala, que es lo que caracteriza el minifundismo, de ahí que el cambio se produzca tan lento en comparación con las grandes industrias. En este sentido, aprovechamos para reivindicar un mayor apoyo por parte de los organismos públicos para ayudar a las empresas del sector primario en el rural gallego, definiendo medidas que vayan más allá de la convocatoria de ayudas económicas.

La acuaponía es un sistema poco conocido a nivel doméstico. ¿Cómo se lo describiríais a una persona que nunca oyó hablar de él? ¿Es viable llevarlo a cabo en espacios reducidos?

La acuaponía es una técnica basada en un sistema de aprovechamiento donde participan dos ser vivos (peces y plantas) y un elemento conductor (el agua). Por una parte, tenemos una serie de peces, los cuales depositan sus residuos en el agua con la que se nutren las plantas cultivadas; y, por otra parte, se encuentran estas plantas, que aprovechan estos residuos devolviendo el agua limpia al lugar donde se encuentran los peces mediante un circuito cerrado. Así es que no es necesario disponer de grandes superficies, pues en función de la producción que se quiera recoger se adaptará el tamaño de la infraestructura. De hecho, uno de los productos de Root& Fish es un sistema diseñado para uso doméstico que tiene las medidas de un acuario estándar.

Silvia, estás cursando un grado en Ingeniería Agrícola y Agroalimentaria. ¿Cuándo decides emprender y por qué?

La decisión de emprender vino la raíz de conocer a los otros dos miembros del equipo, Cristina Balagones y Gregorio Rivadeneira, en la aceleradora de proyectos “ Yuzz, jóvenes con ideas”. Aquí fuimos dándole forma a la idea inicial y decidimos continuar trabajando para comenzar a dar los primeros pasos con un proyecto con gran potencial en el ámbito del desarrollo sostenible. El hecho de estar cursando Ingeniería Agrícola y Agroalimentaria se debe, en gran medida, a la necesidad de escalar el proyecto a nivel industrial.

Root and Fish es una empresa muy nueva en un sector con potencial en Galicia. ¿Qué lleváis aprendido en términos empresariales llevando a cabo un proyecto en el ámbito agropecuario?

Aún nos queda mucho que aprender, pero vemos que en iniciativas como La Semilla hay interés porque se trabajen nuevas prácticas en este sector, y que no están todos los focos puestos en proyectos de tecnología pura. La agricultura gallega tiene mucho que ofrecer y precisa adaptar nuevas tecnologías y prácticas para no solo sobrevivir, sino continuar creciendo.

Inscríbete en el concurso A Semente